¿Cómo aliviar el reflujo nocturno?

Sin duda el reflujo nocturno es uno de los malestares contemporáneos que hoy se dejan escuchar a diario. Su relación directa con un estilo de vida ajetreado, poco tiempo para alimentarse saludablemente y el incremento del sedentarismo como consecuencia del desarrollo de la tecnología, lo ponen de moda en 1 de cada 5 personas en los Estados Unidos, mal al menos una vez a la semana.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo nocturno?

Identificar el reflujo nocturno no es tarea difícil. Si sentís sensación de ardor en el pecho, generalmente después de comer, dificultad para tragar, sensación de tener un nudo en la garganta, alteración del sueño y en algunos casos, tos crónica, posiblemente sea el momento de prestar atención y verte cómo estás de cara con tu estilo de vida.

12 consejos para evitar el reflujo nocturno y decirle adiós

dormir tranquilo¡La buena noticia de hoy es que los síntomas que conllevan a esta acidez incómoda tienen solución! Estos son algunos remedios caseros para evitar el reflujo nocturno. Como verás, lo único que necesitás es poder de voluntad para hacer cambios en tu estilo de vida.

Tomando en consideración que, el reflujo es un debilitamiento del tubo esofágico, el cual carece de la capacidad para controlar la abertura y cierre de este órgano, haciendo que los ácidos estomacales retornen al esófago y la boca, esto es lo que recomiendan los expertos:

  • Evitá comer pesado: Al ingerir comida con gran cantidad de grasas, dificultás el procesamiento de los alimentos, haciendo que el organismo active más ácidos del estómago encargados de fagocitar los alimentos en el proceso de la digestión.
  • No comás de 2 a 3 horas antes de dormir: Por el mismo efecto anterior, te recomendamos ingerir una opción de alimento liviana si estás a punto de dormir. Los ácidos producidos para el proceso de la digestión tendrán más facilidad de propagarse al esófago, dándote esa sensación de amargura y perturbando tu sueño.
  • No te apresurés al comer: Practicá el colocar tus cubiertos en el plato entre cada bocado de comida. Con esto mantendrás un ritmo idóneo al momento de alimentarte, lo que evitá que el estómago produzca más ácidos de lo habitaul.
  • Elevá la cabecera de tu cama de 4 a 6 pulgadas: Al dormir, evitá que boca, esófago y estómago queden al mismo nivel. Una posición contraria a esta indicación solo facilitará la migración de los ácidos a la garganta y boca. Con este tip no solo verás mejoras en la generación de reflujo, sino que reducirás las alteraciones del sueño.
  • ¿Te has preguntado de qué lado dormir para evitar el reflujo?: Dormí de lado izquierdo. Aunque no lo creás, por cuestiones anatómicas y posición de nuestro estómago, al dormir de ese lado estamos contribuyendo con la no estimulación de estos ácidos incómodos.
  • Bajá de peso: Para nadie es un secreto cómo perjudica a la salud la obesidad. Y en este caso, no es la excepción. La acumulación de grasa en el perímetro del abdomen hacen retornar los ácidos por presión. Dedicá una hora del día a actividad física y procurá ingerir alimentos bajos en grasa.
  • Evitá el consumo de alcohol y tabaco: Tener ambos hábitos incluso solo podrán empeorar los síntomas.
  • Utilizá ropa cómoda: Al menos para dormir, procurá usar ropa holgada, que le permitan al cuerpo una mejor relación, libre de presiones abdominales que exponen al reflujo con el esófago.
  • Controlá el estrés: Además de favorecer la calidad del sueño, relajarse disminuye el riesgo del reflujo nocturno. Para ello existen muchas formas y todo dependerá de la que más te agrade o te haga sentir bien. Si acostumbrás a realizar yoga, esta sería una excelente vía de meditación y por ende, de relajación; o simple y sencillamente, escuchar música instrumental es buen ejercicio para comenzar.
  • Masticá chicle: ¿Quién no disfruta masticar una deliciosa y mentolada goma de mascar? Si ya lo hacías ahora lo querrás hacer. Expertos sugieren que, masticar menta al menos 30 minutos después de cada comida estimula a la producción de saliva en la boca, la cual contraresta los efectos de los ácidos gástricos en el esófago.
  • Guardá un diario de lo que hacés en las últimas horas antes de dormir y cuando tenés disturbancias nocturnas: Por más extraño que parezca, una documentación constante donde veamos nuestros comportamientos solo nos mostrará aquello que necesitamos mejorar para tener una mejor calidad de vida.
  • ¡No se te olvide ir al médico! Si los síntomas persisten por dos semanas o más aún haciendo estos cambios, es momento de visitar un médico. Esto podría ser indicio de que requerís un tratamiento más especializado debido al avance del desgaste ocasionado por el malestar.

¡Pero calma! Afortunadamente todo sigue teniendo cura. Lo más probable es que el médico te prescriba medicamentos tipo esomeprazol, uno de ellos es Reflucore. Esta medicina actúa con eficacia bloqueando la enzima que produce el ácido en la pared del estómago. Lo podés adquirir mediante Swisscore, con servicio de envío gratuito hasta la puerta de tu casa u oficina.

Hablé sin coste con un farmaceutico

Contamos con un equipo profesional de la salud preparado y capacitado para guiarte a la mejor solución medicinal

llama farmaceutico

No subestimés el reflujo nocturno

Subestimar el reflujo nocturno y sus principales síntomas puede dirigirnos a enfermedades graves, como por ejemplo, el esófago de Barret.

Como habrás visto, la mayoría de síntomas que conlleva al reflujo nocturno se atacan a partir de cambios en nuestros hábitos alimenticios y comportamientos diarios. Basta con seguirlos en su totalidad o haciendo estos cambios paulatinamente para que empecés a notar cómo esa sensación de ahogo, entre otras productos del reflujo, desaparecen.

2020-01-31T18:06:10+00:00